"La transformación de la cultura de hacer agricultura es una necesidad imperiosa."

Entrevista con Ismael Merlos, Director de Desarrollo Territorial de FUNDE, El Salvador

La Fundación Nacional para el Desarrollo, FUNDE, es una institución de investigación, formulación de políticas económicas, cabildeo y promoción de desarrollo, teniendo como principal destinatorio los sectores más desfavorecidos de la población. 

CC: ¿Cómo están los cafetaleros salvadoreños en estos días? 

IM: Los cafetaleros, especialmente los pequeños,  se encuentran en situación de incertidumbre debido a la crisis actual de la caficultura. Uno de los aspectos  que ha impactado con mayor fueza en la caficultura desde el año 2013, ha sido la infestación de los cultivos con el hongo de la roya extendida y desarrollada en aproximadamene un 90% de los cultivos a nivel nacional. La roya se ha propagado debido a la avanzada edad de las plantaciones de cafe, a las sequias y lluvias inorportunas, al deficiente manejo técnico a causa de las limitaciones economicas y las dificultades de acceso a créditos de los productores. Todo esto ha ocasionado una sensible baja de  la produccion en los ultimos tres años. Se suma a esta situacion, la caida de los precios del cafe en aproximadamente un 30% en relación a los precios de la cosecha 2014-2015, lo cual ha agravado la situacion de endeudamiento de los productores al no tener la produccion y los ingresos necesarios para pagar los créditos obtenidos y destinados al manejo de sus cultivos.

CC:  ¿Cómo cambió el día a día de un cafetalero en comparación al año 2012?

IM: La calidad de vida de las familias dedicadas a actividades productivas del café, como productores o trabajadores, se ha agravado debido a la disminución de oportunidades de empleo y de ingresos, situación que se ve sobre todo en las familias dedicadas al cultivo de café como único medio de vida. La disminución de ingresos ha profundizado los niveles de pobreza y disminuido las posibilidades de acceso a alimentos y servicios de salud. En algunos casos, los productores han optado por cambiar de cultivo. Más preocupante es el hecho que algunos productores y cooperativas han optado por vender su tierra o parte de la misma para pagar deudas adquiridas para el mantenimiento de su cultivos.
Esta situación se observa con mayor claridad en el caso de productores pobres o de cooperativas que no tienen oportunidad de vender su producto en los mercados internacionales en forma directa, obligándose a vender su producto a comerciantes intermediarios que pagan bajos precios por el producto. 
Como consecuencia de todo lo anterior se generan mayores niveles de migración de la juventuid rural, y en algunas ocasiones, de población adulta, hacia las ciudades y hacia otros paises;  e incrementa la situacion de violencia e inseguridad ciudadana. La violencia y la inseguridad desincentiva a los productores para continuar desarrollando sus actividades productivas. 

CC:  ¿Cómo impacta el cambio climático en la agricultura? 

IM: Los escenarios climáticos proyectados por instituciones especializados en el clima, estiman que en el futuro la agricultura será una de las actividades económicas de alto riesgo e incertidumbre. Estiman que para el año 2030 ya no será posíble producir café en terrenos de bajío y de altura menor a los 800msnm. Si esto ocurre, la caficultura salvadoreña se estará reduciendo en aproximadamente un 84%. Este porcentaje se basa en datos de PROCAFE (2010) y del Censo Agropecuario de 2007, que estima la existencia de 217,628 manzanas cultivadas con café, 73,028 en terrenos de media altura, y 110,697 en terrenos de bajío. Esto implica que las familias que se dedican a cultivar cafe en estas áreas tendrán que abandonar esta actividad e identificar y desarrollar nuevos medios y formas de vida.

 

La reducción del bosque cafetero inmplica disminuir sustancialmente las áreas de reserva y recarga hídrica, y la dsiponibilidad de agua para agricultura y consumo humano de grandes segmentos de la poblacion salvadoreña. Esto ya está ocurriendo en ríos y zonas de reserva hídrica.
Esta perspectiva hace pensar que los caficultores tendrán que hacer cambios radicales y profundos  en las prácticas de manejo de sus cultivos. El gran desafio que tienen es desarollar sistemas de cultivo resilientes a fenómenos climáticos adversos. La transformacion de la cultura de hacer agricultura es una necesidad imperiosa.


Transformar la caficultura supone:

  • renovar las plantaciones de café e introducir variedades con mejores condiciones para sobrevivir a sequías y fenómenos climáticos, variedades que deberan ser seleccionadas de acuerdo a las condiciones de suelo y clima; 
  • restaurar los suelos y mejorar su fertilidad natural;  aprovechar las aguas lluvias para mejorar la humedad de los suelos de cultivo;
  • reducir el exesivo uso de agroquímicos;
  • introducir técnicas de manejo ecológico de los cultivos.
  • técnicos de las instituciones públicas relacionadas con el sector cambien su mentalidad y su vision. 

La perspectiva de reducción del cultivo de café en áreas de bajío y media altura debe incentivar a productores, gobierno y comercializadores a concentrarse en la producción de café de especialidades en zonas altas. Los cafés especiales producidos en El Salvador se cotizan a mejor precio en el extranjero. 

CC: ¿Qué pueden hacer los diferentes participantes del sector?

El gobierno      

  • actualizar las políticas y estratégias para la caficultura, incorporando medidas y acciones para enfrentar con mayor eficacia, las consecuencias que estan generando la variabilidad y el cambio climático; 
  • actualizar la política cafetera y orientarla hacia el rescate de la caficultura de manera integral y sostenible, con visión y alcance de largo plazo;  
  • actualizar e innovar el conocimiento de los técnicos de instituciones públicas para que brinden servicios de capacitación y asistencia técnica a los productores, acorde a las nuevas necesidades de manejo tecnológico de las fincas de café;  
  • destinar recursos para invertir en investigación y desarrollo de tecnologías que respondan a las nuevas necesidades de manejo de la caficultura de cara al  cambio climático;
  • apoyar a los pequeños caficultores y cooperativas en la creación de empresas procesadoras y comercilizadoras de su propiedad, que les permita beneficiarse del  valor agregado que genera la caficultura. 

El sector privado

  • invertir en el desarrollo de iniciativas de investigación y desarrollo de prácticas innovadoras de manejo de los cultivos de café; 
  • los compradores nacionales y externos, pueden desempeñar un rol clave apoyando a los productores que les venden su café, con recursos técnicos y financieros orientados a rescatar y desarrollar la caficultura para obtener mejores beneficios mutuos.

El cafetalero

  • tomar inciciativa en el cambio de prácticas de manejo de los cultivos de café, aún con esfuerzo própio. Los productores no deben quedarse a esperar ni depender unicamente de apoyos que el gobierno e instituciones de cooperacion pueden brindarles.
  • Los productores, en especial los pequeños, deben unirse y fortalecer sus niveles de asociatividad gremial como medio para gestionar políticas públicas adecuadas a las nuvas necesidades de preservar y desarrollar la caficultura. De igual forma deben fortalecer su asociatividad empresarial que les permita procesar su producción e acceder a mercados internacionales que les permita obtener mejores precios por su producto.
  • Los pequeños productores y las cooperativas de pequeños productores que poseen recursos naturales adecuados, deben proponerse producir café de especialidades que les brinde mejores oportunidades de ingreso. 

 

CC: ¿Cúal es el papel y las actividades de FUNDE hacia el sector cafetalero? 

IM: FUNDE apoya actividades de desarrollo de la caficultura y la agricultura desde sus orígenes. Ha realizado estudios y ha brindado servicios de capacitación y asistencia técnica, especialmente a organizaciones de pequeños agricultores. En este marco, FUNDE apoyo la constitución de la Federación de Cooperativas Productoras de Café (Foro del Café), organización con la que se mantiene relaciones de cooperación en la promoción de la caficultura.
En los recientes 4 años, FUNDE estableció relaciones de apoyo con 125 organizaciones de base de pequeños productores agropecuarios, incluiudas cooperativas de café.
La promoción de la agricultura ecológica/orgánica ha sido y es una de las prioridades de FUNDE realizando cursos especializados de cosecha y uso de aguas lluvias para la  agricultura, y de restauración de suelos agrícolas.   
El trabajo con el sector cafetalero es una de las prioridades de FUNDE debido a su importancia económica para muchas familias rurales dedicadas al cultivo de café, así como las dedicadas a vender su fuerza de trabajo en labores de manejo de los cultivos y cosecha del grano. Así también, por la importancia del bosque cafetalero como medio para mantener la capacidad de recarga hídrica y mitigar efectos del cambio climático.   

CC: ¿Cúales son los retos al implementar programas y servicios de apoyo? 

Para apoyar a los pequeños productores de café y de otos rubros productivos, FUNDE requiere de obtener recursos financieros que le permitan brindar servicios de apoyo técnico para el manejo sostenible de los cultivos, fortalecer la organización empresarial y acceder a mejores mercados. Esfuerzos especiales se debe realizar para motivar e incentivar a la juventud rural para que se integre al desarrollo de actividades agro-productivas y conviertan esta actividad en medio de vida digna.

                                         ¡Muchas gracias por la entrevista, Ismael!

Kommentar schreiben

Kommentare: 0